Matemáticas por la caetdral - Alumnos de 4º de la ESO del Colegio Blanca de Castilla de Palencia

Matemáticas por la Catedral

Los días 17, 18 y 19 de febrero los alumnos de 4º ESO, fuimos a la plaza de la Inmaculada para comprobar, con ayuda de nuestra Catedral, que los conocimientos que aprendemos en las clases de matemáticas sirven para utilizarlos en nuestra vida cotidiana.

El objetivo de nuestra salida era calcular la altura de la torre de la Catedral de nuestra ciudad, aplicando la trigonometría. Los materiales que necesitábamos cada grupo eran los siguientes: una cinta métrica, una calculadora, un bolígrafo y un teodolito que hicimos nosotros mismos. El teodolito constaba de un transportador de ángulos y una cuerda a la que estaba unida un peso. Además, nuestra profesora Rosa Hoyos, nos entregó una hoja con las instrucciones necesarias para realizar la práctica.

La práctica se dividía en dos ejercicios distintos mediante los cuales podíamos calcular la altura de la torre. En el primer ejercicio había que medir con el metro la distancia que había desde la base de la torre hasta un punto en concreto. Después con el teodolito y desde ese punto medimos el ángulo que se formaba respecto al punto más alto de la Catedral. Con estos datos tomados experimentalmente y gracias a la trigonometría pudimos observar que la torre de la Catedral medía algo más de 50 metros.

En el segundo ejercicio, teníamos que medir la distancia entre el primer punto habíamos tomado a otro nuevo más alejado de la base de la Catedral. Mediante el teodolito, observamos que el ángulo que se formaba era menor que desde el primer punto. Nos salían dos incógnitas, por lo que debíamos plantear un sistema de ecuaciones aplicando las definiciones de las razones trigonométricas. Comprobamos que los resultados en ambos ejercicios eran bastante similares. Nuestro objetivo, se cumplió, fuimos capaces de medir la altura de la torre de la Catedral sin tener acceso a ella.

Esta salida nos sirvió para demostrar nuestros conocimientos trigonométricos y disfrutar de una clase diferente de matemáticas. Además, nos ayudó a recordar las excursiones que realizábamos en cursos anteriores y las que tanto echamos de menos.

 

María Hevia y Álvaro García